Sobre nosotros

Bienvenidos a Clonlara

Clonlara School tiene como misión ofrecer programas y servicios que apoyen la curiosidad del estudiante, que reconozcan y valoren sus puntos fuertes, sus intereses y talentos naturales, como base de su experiencia educativa.

Filosofía

La filosofía de Clonlara School parte de que la escuela debe capacitar al alumno para que éste participe en su propia educación. Creemos que el aprendizaje empieza con la curiosidad.  

Según nuestra experiencia, los niños aprenden mejor cuando el ambiente respeta su creatividad y sus intereses guían sus actividades. Clonlara cree que los padres tienen el derecho y la capacidad de educar a sus propios hijos. Consideramos que el mundo es un aula y por lo tanto que el ambiente se integra en el proceso de aprendizaje. Creemos que una escuela debería permitir que sus estudiantes participen en el diseño y en la aplicación del currículo. Creemos que el aprendizaje académico y el dominio de destrezas no se encuentra limitado por el lugar en el que se busca, sea este una escuela o el hogar.

Nuestro enfoque educativo lleva a un amor infinito por el aprendizaje. Creemos que los estudiantes debieran ser capaces de participar en el diseño de su educación, porque cuando sus intereses guían sus actividades, éstas conducen a una motivación más fuerte y excitante y a una experiencia educativa más profunda. Todos los aspectos de su crecimiento físico, espiritual, mental y sicológico merecen atención.

Los inicios

Clonlara School fue fundada por la doctora Pat Montgomery y su esposo Jim. Su visión era crear una escuela en la que los niños de todos los credos, razas y edades pudieran aprender y crecer en una atmósfera sin prisas y relajada; en la que el número de alumnos estuviera controlado para que los niños, empleados y padres pudieran conocerse; y en la que los padres pudieran compartir la vida escolar y la educación de sus hijos.

Los principios democráticos en que se construyó Estados Unidos se harían realidad en las vidas de los profesores y estudiantes de Clonlara. Los estudiantes ya no se verían forzados a aprender lo que una junta educativa o una editorial de libros de texto pensara que deberían aprender en un momento determinado. Serían respetados como personas pensantes, con sentimientos y tratados como tales. Los problemas que afectaran a su vida diaria (medioambiente, guerra, paz y conflictos mundiales) formarían parte del currículo. Todos los aspectos del crecimiento del estudiante (físico, espiritual, mental y psicológico) recibirían su merecida atención. Los estudiantes de Clonlara serían libres de resolver conflictos que inevitablemente surgen al trabajar en grupo.

La idea de que la escuela puede ser un lugar distinto y al mismo tiempo conseguir sus objetivos ha sido la realidad de Clonlara School desde 1967. Hoy en día la escuela sigue operando fiel a sus creencias fundacionales. El aprendizaje sucede de muchas maneras.

Creemos que un buen plan para cada estudiante debería tener una buena combinación de estilos de aprendizaje, intereses y objetivos. Puede que los estudiantes tengan que tomarse su tiempo en un área, porque deseen profundizar en un tema de su interés o que quieran que ir por la tangente para avanzar en algo que no les llama la atención. Tan poco hay límites en hacer esto.

Por otro lado, los estudiantes pueden viajar, verse inmersos en una materia que les gusta o dedicarse seriamente a artes escénicas, a viajar, al atletismo o a su espíritu emprendedor, entre otras cosas, mientras al mismo tiempo avanzan en su camino educativo. Con Clonlara, pueden progresar tanto como puedan, sin estar atados a una nota o a un objetivo establecido por terceros.